miércoles, 23 de marzo de 2011

Con la mesa llena de papeles, y la cabeza mas llena aún de toda esa información escrita.
El sol, que ya se va, y me obliga a enceder las luces. Cosa que hace darme cuenta de la hora que es y que aún sigo aquí, con muchas cosas por terminar. El movil, que suena, y un compañero de la oficina del norte, me dice "vete a casa anda".

Hoy resulta ser un día de esos, en los que realmente no ha ido nada mal, pero que no quieres estar, simplemente, no quieres. Coincidencias. Que me gustaría desaparecer a los ojos de todos, entre arboles. Alejarme de guiones reales o inventados. Alejarme de llamadas y de los más de 50 correos diarios. Será que hoy simplemente, estoy un poco mas ñoña que lo habitual.




Y no... la canción no tiene dueña, pero sin embargo, no puede dejar de sonar.


Dentro de 16 días saldrá el sol.

2 comentarios:

aunenpie dijo...

Desaparecer es de cobardes. Nosotras somos de las que tiramos para delante, aunque sea a cabezazos.

Me alegra escuchar aquí a mi querido Rafa Pons. 16 días y serás feliz (más feliz).

catalina dijo...

pero qué grande está yaaaaa!!!! Ains qué nervios!!