miércoles, 28 de julio de 2010

que la rana tira al monte

Hoy, miércoles, es cuando comienzo a dejar de notar el dolor en mi pequeño cuerpo...


El domingo me invitaron amablemente a ir a la sierra a escalar, con su posterior baño en el río. Yo, amablemente y tras pensármelo tres veces, acepté. Lo que no conocía yo... eran las putas consecuencias.

Aunque el cabecilla del grupo dijera cada instante que solo faltaban 15 minutos, no era así... nunca faltaban SOLO 15 min. Primero andamos durante unos 40 min entre piedras, matorrales, pero mas o menos sobre llano. Después, unos 30 min. entre mas piedras, más matorrales y super empinado! Una vez llegados ya, a las vías. A ver quién era el listo que comenzaba a escalar... Así que tras un descanso (que casi muero, todo hay que decirlo, que me dió una bajada de azúcar o de tensión, que se yo!!! pero casi muero entre aquellas rocas!) Comenzaron a subir uno a uno... y llego mi turno!! Al principio no estaba segura... pero después de rozarme un poco contra la pared y tal... todo fué coser y cantar... a la mitad de la subida me preguntan desde abajo, "cuanto te falta" -"15 minutos!!!!!" (¬¬no te jode!! XD )

Coser y cantar hasta la siguiente vía que hicimos, que el principio era jodido de narices, y no, yo con mis piernas cortas no había manera de pasarlo, hasta que la persona amable que me invitó, se puso debajo de mi para hacer de "escalón", apoyo, llamarlo como queráis. Entonces ya pim pum, la rana comenzó a subir...

Pero llegó el momento, teníamos que volver a los pies de la montaña... y entonces fue cuando rodé por el suelo un par de veces al ritmo de "cataplugggplaffgggaaaf" Señor... que ostias me metí... la persona amable que me invitó iba delante de mi, y cada vez que escuchaba un pequeño roce de pie arrastrado contra el suelo, miraba de golpe hacia atrás a modo "esta tía se me mata aquí" (Pero por suerte para unos y desgracia para otros, no fue así)

Cuando terminó la odisea, comenzó otra, nos fuimos a una poza del río (también decían que estaba a 15min. pero no...). Y nos bañamos, el agua helada, los labios morados, el cuerpo tiritando, y lo demás os lo imagináis. Salgo del agua y me dicen... "ten cuidado que esta piedra resbala" Antes de terminar la frase yo ya estaba rebotando contra la piedrecita de las narices, llevándome a la persona amable que me invitó, por delante. Claro, ella cayó sobre blando, pero yo creo que a mi se me desplazó hasta el cerebro del golpe.

Ya secaditos y vestidos de nuevo, nos fuimos en busca de los coches. Ni 15 minutos ni ostias... estaban a tomar por culo. Pero nos quedaba el consuelo, de que la cuesta matadora que habíamos tenido que pasar antes, ahora era cuesta abajo.


Prueba gráfica:


Supuestamente había un plan para acabar conmigo, que evidentemente, fracasó.

Y sí, a pesar de las caídas, varías caídas, del chungo, y el cansancio... me lo pasé como una enana.

<<>>

7 comentarios:

Hormiga dijo...

jajaja! gran relato de los hechos, pero ya sabes lo que dice la sabiduría popular, rana verde nunca muere... no van a poder contigo ni aunque escales con patines!

Santa dijo...

Si es que eres tú muy pequeña para aventurarte tanto...

M2010 dijo...

Jajajajaja Excelente historia!!! con ganas de matar al guía y a sus 15 minutos!! En fin... ojalá los golpes no sean tan severos... Cuídate!
Besos

la persona amable que te invitó dijo...

Eran 15 minutos pero a su ritmo XD Queda comprobado que tu medio natural es el agua...vaya ostias.

Spirou dijo...

Puedo decir con orgullo y plena de satisfacción por ello, que por una vez entiendo un post tuyo.
Enhorabuena!!!

iTxaro dijo...

siiii se entiendeeeeee

bueno decirte que esos dolores se pasan en 15 minutos


y con dos achuchones

Alson dijo...

No sabía yo esa faceta tuya tan suicida...