domingo, 11 de abril de 2010

Tras el cristal

Sentada junto a esa ventana, desde la que se ve como transcurren vidas ajenas a una misma, vidas cualquiera con sus pros y sus contra, vidas a ambos lados del cristal, en las que aunque se intente parar el tiempo, no es posible, y queda vivir. Ese gran lujo que se nos brinda, y nos empeñamos en poner barreras infranqueables. Barreras que solo están en nuestra imaginación. Y no es que se necesiten fuerzas para superarlas, si no calma y constancia para quitarlas de en medio.
Hay momentos que no sabemos apreciar. Al igual que hay veces en las que se nos olvida el valor de quien nos acompaña a cada paso de este viaje de lujo.

5 comentarios:

Alson dijo...

Importante valorar el "cotidiano", porque sin él no hay nada extraordinario.

iTxaro dijo...

Tienes mucha razón, no sabemos valorar lo que tenemos

Nosu dijo...

yo a veces pienso en esas vidas ajenas, porque creemos que nuestro mundo en especial y cada uno tiene el suyo...

Hormiga dijo...

Me encanta lo de viaje de lujo como forma de ver la vida.

ashpirada dijo...

muy bonita la canción!
gracias:)