jueves, 22 de febrero de 2007

Ayer.....

Ayer llegué a casa un poco asqueada y cabreada con el mundo....... Y además no había nadie en casa. Por un lado bien y por otro mal porque creo que me apetecía compañía. Pero una compañía concreta, la suya.
Pensaba en lo que sería haber llegado a casa después de un día como el de ayer y que ella estuviese allí. Creo que ni siquiera me apetecía hablar, sólo saber que estaba cerca para poder acurrucarme y sentir su calor, su risa, su respiración. Saber que por muy jodido que fuese el día fuera, ella estaba ahí conmigo....... porque quiere......... porque me quiere. Y como, definitivamente no estaba bien ayer (hay posibilidades de que también fuese el SPM), se me cayeron las lágrimas.
Y también pensaba que además hoy por la mañana tenía el reconocimiento médico y lo poco que me apetecía. Prefería venir aquí directamente, como siempre.
No me considero una persona caprichosa y creo que nunca antes me había jodido tanto no tener lo que quiero porque además nunca antes he querido algo tanto como ahora.

Así que decidí meterme en la cama y cerrar los ojos pensando en que estaba conmigo, abrazándome............


1 comentario:

coqui dijo...

fuerte fuerte amor, que esta tarde tendremos un auto nuevo!!! nuevitoooo a estrenaarrrr!!! jupiiiii ya que te llevo a por el, me dejaras al menos darme una vueltita no? tu ya sabes q yo soy muy prudente.